Con la camiseta y los tacos bien puestos

Por Hollman Ramón Rodríguez Brenes  y Ana Concepción Martínez Rosales

Bajo el sol imponente, con su luz resplandeciendo sobre la grama verde del Estadio Nacional de Fútbol de Nicaragua, entrena el equipo femenino de fútbol. Con  agotamiento y cansancio físico reflejado en el rostro de las bellas jóvenes entregando todo en el entrenamiento, muestran su pasión por el que en nuestro imaginario colectivo es el “mejor deporte del mundo”  considerado por la mayoría de la población a nivel mundial. Luego del entrenamiento viene la práctica, en la cual demostrarán todo lo aprendido en cada entrenamiento, disputando la gloria y victoria en cada partido ganando y/o  aceptando la derrota de manera humilde, cualidad que caracteriza a cada ciudadano  de este país.chicas

Una de las mejores jugadoras de este equipo es Ana Victoria Cate Aguilar de 25 años de edad, estrella del equipo femenino nicaragüense. Fue considerada la Jugadora Más Valiosa del equipo durante la temporada 2015. Cate es una joven divertida, carismática y  humilde. A la corta edad de 10 años descubrió su pasión por este deporte, cuando en la primaria, cursada en el colegio Divino Pastor de Managua, pateó su primer balón de fútbol en horas de recreo momento en que la infancia se libera un poco de la jornada escolar del día.

Ana Victoria luego de sentir aquella fuerza puesta en aquel pequeño balón al momento de patearlo sintió  diversas emociones  las cuales estuvieron al máximo, fue en ese instante que  descubrió  que se sentía feliz, circunstancia que despertó aquella pasión por esta disciplina deportiva. Después de ese momento todo cambió en la vida de la pequeña Victoria pues su pasión la llevó a grandes momentos de su vida entre victorias y derrotas de su equipo. En ese entonces  comenzó a involucrarse en el equipo de fútbol femenino del colegio.

Al pasar de los años sus entusiasmos crecieron hasta llegar al punto de representar orgullosamente a su colegio de secundaria en un torneo  organizado por una empresa privada, resultando ganador el equipo que ella representaba. Su pasión creció y creció al igual que su empeño y disciplina, factores que la llevaron hasta donde está hoy día.

La familia, el apoyo incondicional

Sin embargo, a como nos cuenta Aguilar no todo fue color de rosa en éste deporte considerado para hombres por un sinnúmero de personas desde su creación. Las críticas no se hicieron esperar y las desmotivaciones llegaron a su vida, cuando su familia (no incluyendo a su madre quien en sus palabras  “es su único apoyo” en los momentos difíciles presentados en su vida), algunos compañeros y otros de su entorno social fueron obstáculos en su carrera como deportista nicaragüense.  A pesar de esto, las duras críticas le sirvieron a Cate a  demostrar todo lo contrario entregado alma, vida y corazón haciendo lo que le gustaba.

chicas2.jpg

Según Elna Rocha, actual entrenadora del equipo femenil, las mujeres en este deporte han sobresalido en los últimos tiempos, empoderándose, cambiando así la manera de pensar machista de la sociedad, principalmente en la población masculina.

Igual participación en el deporteRocha explica que algunos deportes son vistos como más masculinos que otros, pues es un deporte de contacto físico de tipo violento atrayendo preferentemente a más hombres que mujeres (sería el caso del fútbol o del rugby), mientras que otros deportes tradicionalmente “femeninos” atraen a más mujeres (ballet o patinaje artístico serían posibles ejemplos). En contraste, existen algunos deportes cuya práctica parece ser aceptable por ambos géneros como lo es el caso del voleibol y del fútbol  aunque éste sea practicado en su mayoría a nivel global por el género masculino

Entre los factores que influyen en ayudar o entorpecer la participación regular en una determinada actividad física se encuentran –entre otros- los factores situacionales, el entorno social formado por la familia, los compañeros. Personajes que impulsaron a Ana a afirmar su decisión en la práctica de este deporte.

Empero, la existencia de estereotipos negativos traducida en prejuicios hacia el desarrollo de una determinada modalidad deportiva reduciría drásticamente el apoyo social recibido para la realización de la misma, dando lugar a situaciones de desigualdad. Así, en el caso del fútbol femenino son comunes afirmaciones del tipo, el fútbol femenino ni es fútbol ni es femenino” que niegan una imagen positiva de las jugadoras de fútbol llegando incluso a limitar su acceso a los recursos deportivos al ser un deporte “de hombres” los recursos de las Federaciones  han ido clásicamente dirigidos a éstos, escaseando los recursos humanos, materiales, de infraestructuras y organizacionales para la práctica femenina de éste deporte.

En fútbol nicaragüense, hoy día  ha cambiado de forma positiva el pensamiento de la sociedad en cuanto a igualdad de género y derechos. Aunque aun en este campo a la mujer se le sigue viendo como objeto raro, la entrenadora nos expresa cuestionando estereotipos que muestran a la mujer como objeto: “No hay modelos femeninos para las mujeres orientados hacia lo deportivo, en cambio, sí hacia lo externo, hacia lucir bien”.

Ahora bien, preguntémonos ¿Cuánto ha aportado el fútbol femenino a la equidad de género en esta sociedad patriarcal? ¿Cuánto ha aportado en derribar prejuicios y estereotipos? ¿Cuánto a la salud emocional y física de millones de niñas, adolescentes y mujeres?  El fútbol es eso,  es pasión, adrenalina, roja.jpgentrega y  amor. El balompié cambia los papeles y coloca a la mujer como ente activo, en equidad.  En cambio el patriarcado y la misoginia  la colocan como objeto sexual, ta
l es el caso de los edecanes y todo lo que tiene que ver con el mundo de las promociones deportivas,  de este modo también margina al género como simple espectadora. Todo lo que rodea el fútbol desde el patriarcado también la violenta, tal es el caso de la trata con fines de explotación sexual que se eleva cuando está por disputarse un partido clásico  o bien un torneo internacional que reúne tanta afición como es la celebración de Copa del Mundo. El enfoque siempre es el hombre, la mujer como entretenimiento (a todos los niveles) pues hay que brindar placer sexual al espectador que cuando sale del estadio va en busca de lo exótico  para celebrar el triunfo o para apaciguar la derrota.

Ahora te invito estimado lector o lectora, si las mujeres han demostrado de lo que son capaces de cumplir y de aceptar las reglas de esta disciplina deportiva. Entonces, ¿Con qué derecho excluimos y negamos la participación de la mujer como ente principal?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s